La Anatomía Humana, desde sus orígenes, constituye una de las ciencias básicas en los estudios médicos. Desde sus inicios y hasta la actualidad, las fuentes de las que se ha servido para avanzar en el conocimiento del cuerpo humano han ido variando considerablemente. Sin menoscabo de lo que llamamos métodos clásicos del saber anatómico, para que éste pueda seguir avanzando en el mismo orden en que lo hacen determinadas disciplinas médicas y discriminar correctamente entre el estado de salud, sus variantes y la patología, es preciso incorporar dichas técnicas como fuentes del saber anatómico desde el inicio de la formación médica. Desde la aparición de los rayos X y hasta la actualidad, las técnicas de visualización del cuerpo humano por la imagen se han convertido en una herramienta fundamental para el diagnóstico y tratamiento de un sinfín de patologías y ponen al servicio de los profesionales de la medicina una información sobre la anatomía humana hasta ahora insospechada. Lo anteriormente expuesto se ha plasmado durante estas últimas décadas en nuestra universidad. Todos los contenidos de Anatomía humana que se imparten a lo largo de la licenciatura incorporan el apartado correspondiente de Anatomía radiológica. Si la información anatómica es básica en los estudios de Medicina, se torna indispensable en la formación de nuestros especialistas de diagnóstico por la imagen. La medicina moderna, como la de antaño, necesita establecer un buen diagnóstico, plantear un tratamiento adecuado, establecer un pronóstico o controlar una evolución. Para ello, el conocimiento anatómico es una de las claves.

El trabajo que se presenta es pues un reflejo de la experiencia adquirida tanto como Profesor universitario (Unidad de Anatomía humana de la Facultad de Medicina de la Universitat Rovira i Virgili) como de Médico especialista (Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona), en la formación de pregraduados, postgraduados y especialistas en Diagnóstico por imagen.

Tomás Sempere Durá
Profesor Universitat Rovira y Virgili